top of page

Si quieres acceder a los contenidos completos y conocer mejor la vida de los animales invertebrados con más imágenes e información, échale un vistazo a nuestra versión para ordenador.

CRUSTÁCEOS

 ANIMALES INVERTEBRADOS - CRUSTÁCEOS

CRUSTÁCEOS

CRUSTÁCEOS

CRUSTÁCEOS
Amigos de lo ajeno

Amigos de lo ajeno

00:38
Reproducir video
De qué hablan las

De qué hablan las

00:36
Reproducir video

Los crustáceos son increíblemente numerosos y diversos en formas, tamaños y hábitat. Actualmente existen más de 60.000 especies descritas, pero se estima que faltan por descubrir todavía entre 5 y 10 veces esta cantidad. Son los animales más extendidos y abundantes en todos los océanos, aunque también viven en aguas salobres y dulces, e, incluso, en tierra firme, como la cochinilla (que podemos ver en las rocas de las playas al bajar la marea). Y todo esto sin ser ni siquiera una filum biológico (como las esponjas, equinodermos o moluscos), sino una subfamilia dentro de la amplísima familia de los artrópodos, que también incluye otras clases como los insectos o los arácnidos. De hecho, junto con sus parientes, los insectos, los crustáceos componen el 80% de los animales conocidos, lo que, pese al antropocentrismo, nos lleva a definir la era que vivimos como el periodo de los artrópodos (Hickman y cols. 2009).

A pesar de esta abrumadora variedad, todos poseen ciertas características que les hacen ser crustáceos:

 - Poseen el cuerpo dividido en 3 partes : cabeza - tórax (que pueden fusionarse en un único caparazón o cefalotórax) - abdomen, que están segmentadas en trozos o anillos más pequeños, los metámeros (generalmente tienen entre 16 y 20). Cuanto más evolucionado es el crustáceo, menos cantidad de metámeros tiene.

- Son los únicos artrópodos que tienen dos pares de antenas.

- Además, el nombre de crustáceos ("con costra") nos indica otra de sus características, disponen de un esqueleto externo y articulado de quitina, que mudan periódicamente a medida que crecen. Cuando se produce este "desnudo" (ecdisis) son especialmente vulnerables, lo que les lleva a esconderse en las grietas o enterrarse en la arena para protegerse hasta que el nuevo caparazón adquiera consistencia. Muchas funciones vitales están asociadas a esta muda, como la reproducción o la alimentación.