EL MAR, ESE GRAN DESCONOCIDO...

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

bajo el mar tienen lugar las formas de SEXUALIDAD Y CRIANZA MÁS VARIADAS DEL PLANETA

reproducción

El invierno de 2019, durante una inmersión en "os Zenoiros" fuimos testigos privilegiados de un acontecimiento único de esos que el mar te regala de vez en cuando. Para nuestra sorpresa, decenas de ejemplares de anémonas Mazeli estaban elegantemente erguidas sobre sus troncos expulsando esperma para reproducirse.

Habitualmente estos animales se encuentran semienterrados en la arena, esperando que algún pequeño y despistado pez se acerque lo suficiente como para caer atrapado en sus tentáculos. Pero reproducirse no es un acontecimiento cualquiera y estas fantásticas anémonas que tantas veces nos pasan desapercibidas, se vistieron con sus mejores galas para lanzar a la corriente marina todo su amor.

derrochando amor

Hay peces que cuidan de la puesta de huevos hasta la eclosión, una labor que casi siempre corre a cargo de los machos. En el mundo marino, donde las extremidades se han transformado en aletas para hacer que los peces sean más hidrodinámicos, también se construye, aunque sea sin manos. Algunos peces, como la porredana, son capaces de crear elaborados nidos que, además, camuflan con esmero. Verdaderos arquitectos que dependen de la calidad de sus obras para conseguir pareja.

Otros peces son más prácticos y se adueñan de una resguardada grieta para que las hembras decidan poner allí sus huevos, como las barrigudas y cabruzas. Pero también grandes peces, como la maragota, optan por apoderarse de una pequeña zona rocosa desde la que invitar a las hembras a hacer su puesta.

ARQUITECTOS Y TRINCHERAS

Reutilizar también es una opción

Nada se desaprovecha en el mar, sus habitantes son expertos en reutilizar todos los recursos que este particular medio les proporciona. Los esqueletos de erizos o los bulbos de laminarias son un buen lugar al que sacar partido, y como no, las conchas vacías. Entre las conchas de las zonas de cascallo se esconden peces, gusanos, cangrejos o moluscos, pero las conchas abandonadas también son un buen lugar para ocultar la puesta de huevos. En los alrededores de la baliza de Cabo de mar nos topamos con una pareja de lorchiños en el interior de una de las muchas conchas de mejillón vacías que allí se acumulan. Después de fijarnos un poco más, nos dimos cuenta de que la hembra estaba pegando los huevos en el interior mientras el macho los fecundaba al tiempo que vigilaba la "entrada" de su diminuto nido de amor.

La dificultad de iluminar este pequeño espacio no nos permite mostrar todo el esplendor del momento, pero os dejamos una pequeña muestra de un hecho tan corriente y excepcional a la vez. Primero se observa a la hembra haciendo la puesta, luego aparece el macho, con su vistosa aleta dorsal, para hacer el resto.

el camino a la madurez

¡Quién te ha visto y quién te ve! Tras la época reproductiva de gran cantidad de especies durante la primavera, el verano es un momento ideal para "capturar" la más tierna infancia de numerosas especies de peces. Su pequeño tamaño y los colores claros y uniformes en estas primeras etapas del desarrollo cumplen a la perfección sus funciones de camuflaje. Habrá que buscar con mucho detenimiento sobre esponjas y algas para encontrarlos, pero, con algo de suerte, podremos observar alguna cría dando sus primeros aletazos.

Os dejamos con el antes y el después de algunas de nuestras especies más emblemáticas captadas durante el periodo estival.

1/15

época juveniL

madurez

la camiseta "de ligar"

ASPECTO HABITUAL

ÉPOCA DE REPRODUCCIÓN

1/5

Cuando llega el momento de buscar pareja son muchos los peces que deciden ponerse elegantemente llamativos para atraer al sexo opuesto. Por lo general son los machos los más presumidos y sus cambios de color pueden ser tan drásticos que difícilmente se les reconoce.

movimiento

NADAR O TOCAR FONDO

NATACIÓN SINCRONIZADA

Algunas especies buscan en el grupo un estilo de vida más cómodo y forman bancos en los que conseguir alimento con mayor facilidad y donde sentirse más protegidos de los ataques de los depredadores. Los sargos son un claro ejemplo de este comportamiento que, a veces, nos deja estampas inolvidables en forma de nubes de peces. Pero también las bogas, los lorchiños o mujoles viven en cardúmenes.

Vivir a ras de arena requiere adaptaciones especiales. Los peces planos son un claro ejemplo, han conseguido vivir sobre un lado de su cuerpo juntando ambos ojos en el otro. Pero algunas de las especies más abundantes en la ría de estos peces de fondo son capaces también de sobrevolar y camuflarse en las rocas.

ALFOMBRAS VOLADORAS

La mayoría de los animales marinos que no son peces suelen vivir en el fondo, ya sea sujetos a rocas y algas o desplazándose lentamente. Pero hay excepciones, las gambas, calamares, chocos y algunos cangrejos también se mueven entre aguas. Incluso, a veces, podemos encontrarnos algunos animales que viven fijos al sustrato "volando" en la corriente para encontrar un lugar más beneficioso en el que asentarse.

NO SOLO NADAN LOS PECES

ALIMENTACIÓN

LO QUE NO MATA ENGORDA, COMER O SER COMIDO

Y SI COMPARTIMOS...?

A veces hacer equipo para conseguir alimento permite repartir el botín, aunque el esfuerzo de la captura no siempre se comparta. Los salmonetes son buscadores incansables de pequeños invertebrados que se ocultan en la arena, lo que, casi siempre les proporciona tener "compañeros de mesa". Tanto sargos como pargos son aficionados a actuar de guardaespaldas para compartir alimento, pero son muchos los que tienen la misma idea y no da para todos...

Pero eso de compartir botín aun puede ir más allá y convertirse en un robo en toda regla. Hay quien se apunta a la fiesta cuando todo el trabajo está hecho para sacar de la boca de los que allí estaban el preciado alimento.

AMIGOS DE LO AJENO

Bajo el mar, cada uno se adapta a sus posibilidades y aquellos que no tienen la opción de desplazarse o nadar dependen de la corriente y sus habilidades en la captura de lo que sí se mueve a su alrededor. Los pepinos con tentáculos son un claro ejemplo de las transformaciones que sufren los animales en función de su contexto. A diferencia de sus "primos" los pepinos de mar, que pueden reptar lentamente sobre el fondo, éstos han desarrollado enormemente los tentáculos bucales, que se extienden con forma ramificada para tener la mayor superficie de captura posible.

a manos llenas

Todas las fotografías, ilustraciones, textos y vídeos pertenecen a las autoras y están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. No se permite su uso no autorizado.

CONTACTA CON NOSOTRAS 

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

© 2020  -   13 GRADOS