NUDIBRANQUIO

Si quieres acceder a los contenidos completos y conocer mejor la vida de los animales invertebrados con más imágenes e información, échale un vistazo a nuestra versión para ordenador.

 

ANIMALES - INVERTEBRADOS - ASCIDIAS

Al igual que otras especies de invertebrados, las ascidias son grandes desconocidas y muchas veces pasan desapercibidas cuando buceamos por los fondos marinos de la ría. Pero este, aparentemente sencillo, animal que parece un saco con agujeros pertenece a la misma familia que los peces, las aves o los mamíferos como nosotros, pertenecen a la familia de los cordados. Dentro de esta familia están los tunicados, como las ascidias, o los vertebrados, y se caracterizan por disponer de un cordón nervioso dorsal. De manera que las ascidias son la forma de vida invertebrada más próximamente relacionada con los vertebrados, el eslabón entre invertebrados y vertebrados.

  FILO

Cordados

  SUBFILO

Cefalocordados

Tunicados

Vertebrados

    CLASE

Anfioxo

Ascidias y salpas

Peces, anfibios, aves...

Las ascidias sufren una gran metamorfosis al madurar y del estado de larva, en el que nadan libremente, pasan a vivir como animales fijos en el sustrato (igual que sucede con muchos cnidarios). Cuando son larvas su sistema nervioso y estructura interna se parecen mucho a los renacuajos de las ranas, poseen un cordón nervioso (similar a la médula espinal) y una cuerda esquelética o notocorda (similar a la columna vertebral) que pierden después al asentarse en las rocas. De hecho, muchos investigadores consideran que esos órganos son los precursores , evolutivamente hablando, de la médula espinal y la columna de los vertebrados.

Son animales tunicados, cubiertos con una túnica o capa protectora muy resistente que está hecha de celulosa. Viven de forma sésil, anclados a rocas o en algas a las que se enganchan con sus pies adherentes o a través de estolones. Son marinas y filtradoras, con dos sifones o agujeros, uno para permitir la entrada de agua y otro para que salga, así pueden filtran en su interior el oxígeno y alimento que necesitan.

Ascidias y esponjas, no siempre fáciles de distinguir, son fundamentales para la salud de los océanos y de las formas de vida que allí habitan. Son grandes filtradoras del agua del mar, si no realizasen esta función, los afloramientos de plancton se harían tan masivos que su turbidez impediría el paso de la luz y, con él, el desarrollo de la vida. De modo que ambas son piezas claves en el delicado equilibrio de los mares.

Pueden ser de diferentes tipos:

 

- ASCIDIAS SOLITARIAS, de mayor tamaño y más fáciles de reconocer. Aunque, como su nombre indica, pueden aparecer aisladas, algunas son muy gregarias y aparecen junto a más ejemplares de la misma especie (eso sí, sin conectarse entre ellas). Algunos tipos pueden llegar a medir más de medio metro, aunque no es el caso de las especies que encontramos en la Ría.

- ASCIDIAS SOCIALES o estoloníferas, forman colonias en las que cada ascidia mantiene su estructura individual, pero comparte una unión en la base con las demás. Generalmente es una unión vascular a través de estolones o tallos, que pueden no estar visibles debido a que los cuerpos  de las ascidias los tapan o a que están cubiertos de sedimento.  

- ASCIDIAS COMPUESTAS, engloba gran cantidad de especies. Se trata de estructuras con muchas ascidias de pequeño tamaño que viven juntas en una matriz gelatinosa común. Ésta puede ser laminar o en forma de tallo,  y se fija a las rocas o a las algas. Por lo general dan lugar a caprichosas formas simétricas y de gran belleza. 

Como en ocasiones se extienden sobre una matriz y dejan ver sus múltiples sifones en la superficie, pueden confundirse con esponjas. Así que, si creías que distinguir entre ascidias (dos sifones) y esponjas (múltiples poros) iba a ser fácil, descubrir que hay ascidias espongiformes lo complica bastante.

Existen diferentes tipos de ascidias que se extienden sobre las rocas de manera uniforme y abren múltiples orificios (como los poros de las  esponjas). Un criterio que muchas veces podrá ayudarnos a distinguirlas es que en las ascidias los poros de salida (más grandes) se sitúan en el centro de los sifones de entrada (más pequeños), mientras que en las esponjas este reparto es más anárquico.

 

ASCIDIAS SOLITARIAS

Es la ascidia de mayor tamaño de la ría, alcanza los 15 o 20 cm. Solitaria, aunque a veces aparecen varios ejemplares juntos. Su forma es como la de un botijo irregular, con múltiples bultos y surcos en la superficie, que le dan el aspecto de piña.  Sus dos sifones son prominentes, amplios y claramente visibles, incluso podemos observar su interior cuando se encuentran abiertos.

En la parte superior está el sifón inhalante, algo más grande, por donde entra el agua en el interior del cuerpo. En el lateral se sitúa el sifón exhalante, que permite la salida de agua una vez ha sido filtrada en las branquias de su interior para obtener el alimento. Ambos agujeros se abren formando un ángulo determinado que impide que el agua saliente vuelva a entrar por el orificio de entrada.

Otra ascidia solitaria bastante común en la ría, aunque más difícil de ver que la piña de mar debido a su menor tamaño y a que crece en las grietas, es la ciona. Suele aparecer aislada y, más raramente, en pequeños grupos.

Es una ascidia alargada, de aspecto gelatinoso y su cuerpo es muy contráctil si se le molesta. Abre sus dos sifones en la parte superior del cuerpo y puede llegar a los 12 cm de largo, pero normalmente las encontraremos de menor tamaño.

La característica más distintiva de estas ascidias son los colores en el borde de sus sifones, presentan una fina línea de amarillo intenso (casi siempre discontinua, aunque puede aparecer continua o, incluso, no aparecer) y unos pequeñísimos puntos rojos sobre dicha línea, que son receptores sensoriales de la luz.

Phallusia mammillata
Ciona intestinalis
Styela clava
Mostrar más
ascidia tubo ciona intestinalis
ascidia piña de mar Phallusia mammillata
ascidia tubo ciona intestinalis
ascidia piña de mar Phallusia mammillata
ascidia tubo ciona intestinalis

Mucho menos abundante es la ascidia de cuero, que encontraremos sobresaliendo en posición horizontal de las rocas a las que se ancla.

Aunque es muy frecuente que aparezca envuelta en una capa de sedimento que oculta su túnica externa, cuando vemos ésta su apariencia es arrugada y consistente, como si fuera de cuero.

Suele medir entre 8 y 12 cm, su cuerpo, alargado y aplanado, se estrecha notablemente en el extremo por el que se fija.

Del extremo que no está sujeto a la roca parten los sifones, bastante simétricos, que divergen ligeramente entre ellos. Una de sus características es que el borde de estos sifones presenta cuatro franjas dobles de color oscuro, entre el marrón y el púrpura.

_SON5976.jpg
Styela clava ascidia
FOTO DE JAVI "CALVO"

Ahora podemos observarla, totalmente adaptada a su nueva residencia, en lugares como las Islas Cíes o Cala do rei

Puede presentar un tono marrón oscuro más uniforme o manchas oscuras sobre el cuerpo de un tono crema más claro.

Llegó accidentalmente a Europa en los años 50 enganchada a los cascos de los barcos que volvían de la Guerra de Corea.

Se observan en Cala do rei, Islas Cíes, Os Zenoiros... pero debemos buscar en las grietas entre rocas.

Son muy sensibles a estímulos lumínicos, de manera que, en cuanto las alumbremos con la linterna o flash, cerrarán rápidamente sus sifones. Son capaces de replegarlos por completo hacia dentro.

Su cuerpo es blancuzco o amarillento y translúcido, más transparente en los ejemplares juveniles, pudiendo ver su estructura interna a través de él. A medida que crecen se van haciendo más opacas.

Generalmente son de color blanco lechoso, aunque pueden presentar coloraciones grisáceas o marrones, y, cuando son de pequeño tamaño, incluso azuladas.

Suelen anclarse en zonas calmadas, en la base de las rocas colindantes con la arena o en grietas.

Es frecuente encontrar estrellas de mar a su alrededor e, incluso, hay animales aficionados a vivir en su interior, como pequeños cangrejos o gambas.

Acumulan altas concentraciones de metales pesados en su interior (vanadio y hierro), lo cual, no solo espanta a los depredadores, también las convierte en bioindicadores de una buena salud de las aguas. Podemos encontrarlas en cualquier punto de buceo. Abundan en las Islas Cíes, A Furna, Salgueirón o Cala do rei.

Poseen músculos circulares que les permiten abrirlos y cerrarlos, así como unos "pelillos" que sirven de filtro para decidir qué partículas entrarán en la ascidia.

ASCIDIAS SOCIALES

galería

Son ascidias coloniales del tipo social, es decir, se observan cada uno de los ejemplares por separado, pero están unidas en su base por un estolón (que suele  quedar oculto por los cuerpos).

Las ascidias bombilla, aunque de pequeño tamaño (entre 1-2 cm), son uno de los animales más bellos de esta familia.

ascidia bombilla Clavelina lepadiformis planaria
ascidia bombilla Clavelina lepadiformis

1/6

Al igual que las bombilla, son ascidias sociales o estoloníferas, que comparten estolón (no visible) aunque se desarrollen individualmente.

 

De apenas 2-3 cm. su coloración va desde el amarillo pálido al naranja brillante.

Es frecuente que presenten diminutos puntos naranja oscuros que se esparcen por su cuerpo.

Clavelina lepadiformis
Stolonica socialis
Pycnoclavella atlantica
Mostrar más

Otras ascidias estoloníferas que comparten la típica forma con dos sifones en la parte superior son las Pycnoclavella o ascidias enanas, también conocidas como "cabeza de alfiler". Eso sí, son aun más pequeñas, generalmente de menos de un centímetro.

Existen diferentes especies según carezcan de manchas o las presenten de diferentes colores.

ascidia naranja Stolonica socialis
Pycnoclavella atlantica ascidia
ascidias estoloniferas pycnoclavella
Pycnoclavella atlantica P7280166b.JPG
Stolonica socialis ascidia

Podemos encontrarlas formando grandes congregaciones en puntos con cierta profundidad expuestos a cierto grado de corriente. En la Ría, el mejor lugar para verlas es el pecio Ivy. 

Otra especie de ascidia enana es la Pycnoclavella aurilucens que se diferencia por las manchas en amarillo intenso que rodean sus sifones.

La ascidia enana atlántica es la que encontraremos con más frecuencia. Forma densas poblaciones en las que los ejemplares crecen de un tallo alargado y amarillento que termina en la forma típica de ascidia.

El cuerpo es transparente y con un moteado blanco brillante. Además pueden apreciarse las estructuras de su interior, el estómago, de color anaranjado, y los círculos de las hendiduras branquiales, también de color blanco brillante, lo que la convierte en una ascidia muy espectacular.

Aunque en ocasiones puedan estar recubiertas en parte de restos de arena o algún organismo epibionte (aquellos que viven sobre la superficie de otros organismos más grandes) no suelen presentar sedimentos adheridos. Esto se debe a que sintetiza sustancias muy tóxicas que se acumulan en su túnica y disuaden a cualquier visitante de establecerse sobre ellas.

Por lo general aparecen formando densas y extensas colonias sobre las rocas, a diferentes profundidades, pero buscando zonas con cierto grado de corriente. También pueden aparecer más aisladamente, en cuyo caso, presentan un tamaño bastante mayor.

Depende de la época, pero acostumbra a ser muy abundante en As Raeiras, Areamilla o Cabo de mar.

Sus  sifones son redondeados y se abren en la parte superior. Están muy próximos entre sí y se elevan casi paralelos, en lugar de formar un ángulo marcado como en muchas ascidias. El sifón de entrada es ligeramente más alto que el de salida.

Su textura es translúcida, lo que permite observar su interior en aquellos ejemplares que  tienen una pigmentación más pálida y amarillenta.

Normalmente crecen en las caras verticales de las rocas y son difíciles de encontrar por su pequeño tamaño. Aun así, podremos verlas en As Raeiras, Limens, Cala do rei o Islas Cíes. Son muy abundantes en pecios, como el Ivy.

Podemos encontrar otros invertebrados como la planaria Prostheceraeus vittatus o el raro nudibranquio Colpodaspis pusilla alimentándose sobre ellas.

Forman pequeños ramos de mini ascidias transparentes con una línea intensa que perfila claramente los sifones y la longitud de su cuerpo. Esta línea puede ser blanca, amarilla o naranja.

Puede verse perfectamente a través de sus túnicas, de manera que cuando incuban embriones, éstos se aprecian en la base de su espacio interno como una mancha de color amarillo intenso.

Si la mancha que vemos en la parte inferior del interior de su cuerpo es de color rojo, entonces, lo que estamos observando es su estómago.

 

ASCIDIAS COMPUESTAS

Botryllus schlosseri
Diplosoma spongiforme
Didemnum coriaceum
Mostrar más

Son las ascidias coloniales prototipo ya que se observa claramente como comparten una base o matriz que se extiende en el sustrato (generalmente rocas) en la que se desarrollan las ascidias.

Estas pequeñas ascidias se distribuyen (entre 4 y 16) regularmente alrededor del sifón exhalante que comparten, mientras que cada una posee su propio sifón inhalante.

La ascidia esponja crece unos 15 - 20 cm de extensión sobre superficies duras, generalmente rocas. Es semitransparente y su color va del blanco azulado al verde. Con los orificios de salida mayores y más escasos, alrededor de los que se abren los de entrada de cada individuo.

 

Son muy delicadas al tacto y prefieren zonas con exposición a la corriente.

Lissoclinum perforatum P5140134.JPG
ascidia esponja Diplosoma spongiforme

1/7

Probablemente sea la ascidia colonial que alcance mayor tamaño, ya que es capaz de formar parches que se extienden entre los 20 - 30 cm. de diámetro.

Suele crecer en zonas de roca vertical o en voladizos y al hacerlo va formando amplios lóbulos que sobresalen como pequeños montículos.

Didemnum coriaceum ascidia
Didemnum coriaceum ascidia

Las veremos en algunos lugares de las Islas Cíes, como Viños o Príncipe, también en A Furna o Cala do rei.

Presentan diferentes coloraciones, a veces sobre el fondo blanquecino se extienden líneas de color púrpura, donde se sitúan los pequeños sifones de las ascidias, pero también hay ejemplares con el color de fondo naranja.

De cerca se aprecia como los agujeros de los sifones se alinean formando los canales oscuros que le dan su aspecto tan característico.

Es muy habitual encontrar vida asociada a ellas. Desde las bellotas de mar, que se incristan en su interior para dejar asomar su boca por los montículos, hasta ofiuras espinosas, diferentes tipos de anémonas o gusanos tubícolas. Estos animales aprovechan la estructura de la ascidia para sujetarse.

Forman pequeños parches sobre las rocas que podemos encontrar en lugares como Viños (Islas Cíes).

Podemos encontrarlas en las Islas Cíes o Cala do rei.

Son muchos los tipos y combinaciones de ascidias compuestas incrustantes difíciles de diferenciar de algunas esponjas. En la galeria de diapositivas más abajo podemos observar algunas de ellas.

-------------------------------------------------------

Otro ejemplo es la ascidia perforada o Lissoclinum perforatum, que se extiende sobre las rocas con un color blanco brillante y sus sifones bien definidos. Los pequeños sifones inhalantes se dispersan de forma regular por la superficie y, entre ellos, se abren los poros exhalantes, más grandes y con el borde ligeramente elevado.

Podemos encontrarlas en las Islas Cíes, el pecio Ivy, A Furna... son muchos los puntos en los que crece, pero habrá que fijarse, es fácil que pasen desapercibidas.

Esta distribución, junto al contraste entre el color marrón oscuro de la base y el blanco de las ascidias, le da ese característico aspecto estrellado.

Forman parches irregulares que varían entre 1 y 10 cm. de diámetro.

Los colores y formas pueden combinarse de múltiples maneras, incluso existe otra variante de ascidia estrellada  de color blanco o amarillento uniforme con un llamativo punto rojo en cada pequeño  sifón.

Esta variante blanca es mucho más difícil de encontrar. Suele crecer en los "pies" de las grandes algas laminarias.

Son ascidias coloniales con un tallo común anaranjado bien desarrollado del que "sale" la estructura ovoide en la que se encuentran las ascidias. Los individuos están muy juntos y crecen alrededor del sifón exhalante común, situado en la parte central.

Las ascidias presentan un color entre gris  y rosa transparente con un  único punto naranja brillante en cada sifón de entrada.

Otra variante  es la ascidia balón, donde los individuos  crecen formando una bola de muy pequeño tamaño, apenas 1 -2 cm de diámetro.

Se caracterizan porque los bordes de los sifones tienen un ribete de color blanco intenso, con dos o más pequeños puntos rojos justo bajo ese anillo blanco.

ascidia colonial aplidium ocellatum
Aplydium punctum PA270018b.JPG
ascidia colonial Morchellium argus
Aplidium punctum
Aplidium ocellatum
Aplidium elegans
Mostrar más

A diferencia de las anteriores, esta ascidia suele formar agrupaciones más grandes (de unos 6 cm) e iregulares y podemos encontrarla sobre rocas o enganchada a las algas pardas como la Cystoseira y el roble de mar.

Tienen colores brillantes que van desde el naranja al rojo. De forma excepcional pueden encontrarse ejemplares blancos.

Aplidium elegans  ascidia
Aplidium elegans ascidia

Algunos lugares donde encontrarlas son A Furna, donde habrá que buscar en los talos de las algas pardas, o las Islas Cíes.

Sus pequeños sifones de entrada están bordeados por una línea blanca con ocho picos del mismo color, que le dan una apariencia estrellada.

Entre éstos, se abren los orificos de salida, más grandes y transparentes, sin la corona blanca.

 

Buscan fijarse a lugares donde puedan recibir bastante luz, por lo que crecen a pocos metros de profundidad.

La variante roja, también conocida como "ascidia fresa", presenta pequeñas motas blancas salpicadas por toda la túnica y las rayas blancas aparecen en los grandes sifones exhalantes.

Durante el invierno entra en una fase vegetativa en la que se convierte en una masa gelatinosa y globular blanca, cambiando mucho su aspecto.

Si tenemos buena vista la encontraremos en lugares como As Raeiras.

Se encuentran con mayor frecuencia en puntos de la costa norte, como A Furna y Cala do rei. También habituales en las Islas Cíes.

----------------------------------------------------

Otra Aplidium que crece de forma esférica es la Diazona violacea. También habrá que afinar la vista para encontrarla, ya que el conjunto mide poco más de 1 cm de diámetro.

Cada individuo que la forma es translúcido, con el borde del sifón más grande marcado en blanco brillante  y el sifón pequeño, ademas del borde blanco con 6 puntos , también blancos.

Esta ascidia presenta una forma esférica y color rosáceo.

Podemos encontrarla en lugares muy dispares como Cala de rei o el pecio Ivy.

Suelen desarrollarse en zonas donde haya algo de corriente, ocupando las caras verticales de las rocas o, incluso, creciendo boca abajo

Podemos encontrarlas en las Islas Cíes, especialmente en Viños, también en Cala do rei, Salgueirón.

----------------------------------------------------

Las ascidias del género Aplidium son complicadas de diferenciar a primera vista, habrá que contar el número de puntos rojos que se sitúan al borde de los orificios.

Aun existe otra variante, muy similar en cuanto a características pero que cuenta con cuatro puntos rojos en el borde del sifón, la Morchellium argus.

diapositivas  de  ascidias
1/27
peces óseos
tiburones
y rayas
Mostrar más
CETÁCEOS
Mostrar más
ESPONJAS
BRIOZOOS
CNIDARIOS
GUSANOS
Mostrar más
EQUINODERMOS
crustáceos
MOLUSCOS
ASCIDIAS
Mostrar más

Todas las fotografías, textos y vídeos pertenecen a las autoras y están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. No se permite su uso no autorizado.

CONTACTA CON NOSOTRAS 

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

13 GRADOS sociedade cooperativa galega sen ánimo de lucro 

© 2020  -   13 GRADOS