bichos raros... pero ¿esto qué es?

Aunque en el mar todo es raro al principio, a fuerza de bucear te vas acostumbrando a formas de vida peculiares que, pese a ser grandes desconocidas, son abundantes. Pero, aún así, cuando creías que ya lo habías visto todo, de repente, durante una inmersión o un paseo por la playa descubres algo nuevo que te descoloca. En esta sección le hacemos un hueco a esos hallazgos sorprendentes que nos hemos encontrado y que nos han alucinado cuando descubrimos lo que eran.

Si a ti también te ha pasado y te apetece que lo contemos aquí, mándanos las imágenes y cuéntanos tu descubrimiento : 13gradosvigo@gmail.com

¿pezuña de gato?

Cuando encontramos este curioso animal paseando por la playa nos llamó la atención que nunca habíamos visto nada parecido. Era duro, como una concha con forma de pezuña de gato. Investigando un poco, descubrimos que se trata de un tipo de molusco, la lapa zapatilla o concha de barca (Crepidula fornicata), pero lo que habíamos encontrado no era una sola lapa, sino varias enganchadas entre sí. Al parecer, lo habitual es encontrarlas así, formando cadenas que van de la lapa más grande en la base a las más pequeñas, dando lugar a estas caprichosas formas. La lapa más grande es una hembra y a ella se van adhiriendo lapas macho (más pequeñas) que, a medida que crecen, se transforman en hembras y otros machos pequeños se vuelven a incrustar sobre ellas dando lugar a esta cadena.

La playa es un lugar fantástico para ver diferentes formas de vida marina que viven entre dos mundos según suba o baje la marea, pero también para encontrar pequeños tesoros como éste que llegan a la orilla arrastrados por la corriente.

¿flor marina?

También fue una sorpresa cuando nos topamos con esta pequeña flor naranja. Nunca la habíamos encontrado antes y en esa inmersión vimos dos, una enganchada a las algas y otra en la zostera. Nos recordó a las anémonas aunque con pocos tentáculos y una forma extraña de agarrarse, así que tomamos fotos para buscar en casa. Pues bien, aunque familia de la anémona, ya que también pertenece a los cnidarios, se trata de una medusa! Pero no una medusa cualquiera que vaga en la corriente, la medusa caleidoscopio (Halyclistus auricula) tiene un tallo en la parte opuesta a sus ocho tentáculos  que le permite sujetarse al sustrato o a las algas y soltarse para cambiar de lugar cuando aquel en el que estaba no es propicio para capturar el zooplancton y los pequeños peces de los que se alimenta. Quizás el motivo de que no la hubiéramos visto antes es que desaparecen durante largos periodos de tiempo.

CONTACTA CON NOSOTRAS 

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

© 2020  -   13 GRADOS