BATEAS

ARRECIFE ARTIFICIAL

Las columnas de mejillones que bajan casi hasta el fondo sirven de estructura a la que numerosas y pequeñas formas de vida se adhieren formando un arrecife.

PRIMER CULTIVO

Las bateas son plataformas flotantes para el cultivo del mejillón y, desde hace décadas, han transformado el paisaje marino tanto en superficie como sumergido

MÁS ALLÁ DEL MEJILLÓN

Los cambios que introduce la presencia de bateas (gran aumento de sedimentos) hacen que en los bajos rocosos de su alrededor la vida busque un nuevo equilibrio. Estrellas y ofiuras recubren la arena y en las rocas nécoras, congrios o centollas buscan refugio

SEGUNDO CULTIVO

Los restos que generan los mejillones se acumulan sobre el fondo y forman una alfombra de vida repleta de animales bentónicos como estrellas de mar y ofiuras, así como de depredadores en busca de presas fáciles. Pulpos, chocos o rayas frecuentan estos restos de cascallo

PUEDES RECORRER LAS AGUAS BAJO LAS BATEAS EN ESTE ENLACE :

 Bateas                        

Todas las fotografías, textos y vídeos pertenecen a las autoras y están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. No se permite su uso no autorizado.