FONDOS ROCOSOS A MÁS DE 20 METROS

Otro mundo

La mayoría de las veces buceamos en fondos con poca profundidad, ya que las características de las aguas gallegas (la gran riqueza de nutrientes debido a los afloramientos reduce la visibilidad y la cantidad de luz que llega a cotas más profundas) hacen que en los primeros 20 metros se concentre gran parte de la vida marina. Pero cuando decidimos adentrarnos algo más allá y superamos los 20-25 metros de profundidad, los paisajes cambian por completo. Las algas, omnipresentes a menor profundidad, dejan paso a formas de vida animal que recubren las rocas. Es el reino de las esponjas, gorgonias, anémonas, briozoos... que muestran formas y colores que solo podemos encontrar en estas cotas.

FONDOS ROCOSOS A MÁS DE 20 METROS
FONDOS ROCOSOS A MÁS DE 20 METROS
01:01
Reproducir video

FONDOS ROCOSOS A MÁS DE 20 METROS

13 GRADOS

A pesar de ser la cara menos conocida de los fondos gallegos, los paisajes llenos de colores que podemos encontrar en estas profundidades son sumamente interesantes y nos permiten admirar algunos de los animales más llamativos y exclusivos de estas aguas.

Uno de los animales de pequeño tamaño que más ampliamente encontraremos sobre las rocas a estas profundidades son las coloridas anémonas joya (Corynactis viridis) que, con apenas un centímetro de diámetro, extienden su poblaciones para cubrir rocas enteras.

Los hidrozoos también encuentran su espacio en las rocas en ausencia de las algas. A pesar de ser muy desconocidos, estos pequeños animales son abundantes y, en ocasiones, adquieren curiosas formas como las plumas que forman los helechos de mar (Gymnangium montagui)

Al igual que sucede con las anémonas joya y los helechos de mar, los dedos rojos (Alcyonium glomeratum) también pueden aparecer a menores profundidades, pero son más abundantes a partir de los 20 m. En la foto podemos apreciar cómo cambia su aspecto según sus pólipos estén extendidos o retraidos.

Pero hay animales que solo hacen acto de presencia a estas profundidades, como sucede con varias especies de esponjas. Una de las más llamativas que podemos encontrar en estos paisajes es la esponja de tubo amarilla (Tedania urgorrii)

Para encontrar grandes ejemplares de rosa de mar (Pentaphora foliacea) también tendremos que sumergirnos a estas cotas. En su interior no es extraño encontrar pequeños animales buscando refugio e, incluso, peces que colocan allí su puesta de huevos.

Aunque, sin duda, en ausencia de las algas, las grandes reinas de estos paisajes son las gorgonias. Estos animales con forma de abanicos de colores forman vistosos jardines a partir de los 20 metros.

Los nudibranquios tampoco faltan a su cita en estas profundidades. Ya que algunas de sus comidas favoritas son las esponjas y los hidrozoos, la abundancia de estas especies en estos fondos los convierte en lugares indicados para encontrarlos. En la foto, nudibranquio de puntos blancos (Cadlina laevis) especialmente abundante en profundidad.

Las rocas están completamente recubiertas de diferentes formas de vida que, si bien podrían parecer plantas o algas, son animales. Entre ellos se libra una silenciosa batalla por ocupar el escaso espacio disponible.

Por si faltasen colores, para añadir el toque definitivo está la estrella roja (Echinaster sepositum), la más abundante en estos paisajes y a la que podremos llegar a encontrar acomodada sobre grandes esponjas o enganchada en gorgonias.

Todas las fotografías, textos y vídeos pertenecen a los autores y están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. No se permite su uso no autorizado.