FONDOS DE ARENA

Cuando los desiertos tienen ojos

En los fondos marinos también encontramos enormes extensiones de arena, aparentes desiertos que, en realidad, dan lugar a un ecosistema rico y sorprendente.

La vida aquí es especialmente dura, ya que se trata de un entorno en constante cambio, un sustrato inestable a merced de las corrientes en el que no siempre es fácil echar raíces. Aún así, son muchos los animales que encuentran en estos lugares su hogar y en el camuflaje su mejor arma. Peces, cangrejos, gusanos, bivalvos o estrellas se han adaptado a vivir en la arena y originar una curiosa comunidad en la que enterrarse o disfrazarse con habilidad puede ser la clave para sobrevivir.

FONDOS DE ARENA
FONDOS DE ARENA
01:09
Reproducir video

FONDOS DE ARENA

13 GRADOS
¿Cómo se entierran las rayas?
00:17
Reproducir video

¿Cómo se entierran las rayas?

13 GRADOS
Salmonete, compañeros de mesa
03:03
Reproducir video

Salmonete, compañeros de mesa

13 GRADOS

Cuando nos referimos a estos fondos como desiertos con ojos es por la capacidad de muchos animales para enterrarse en la arena y pasar desapercibidos. Una estrategia habitual en la raya mosaico (Raja undulata), como la de la foto, o las sepias (Sepia officinalis)

Pero las zonas de arena también son una importante fuente de alimento para numerosos peces. El salmonete (Mullus surmuletus) es uno de los más representativos, ya que dispone de dos características barbas en la cabeza que actúan como órganos sensoriales para detectar las presas enterradas. Una habilidad que aprovechan otros peces, como pargos y sargos, para quedarse con parte del botín encontrado por los salmonetes.

También los gusanos tubícolas (aquello que crean un tubo alrededor del cuerpo para protegerse) encuentran en estos lugares un buen hábitat en el que residir, a veces, con disfraces casi imposibles, como el del gusano albañil (Lanice conchilega), que recubre su cuerpo con granos de arena y trozos de conchas para hacerse casi invisible en estos fondos.

Aunque las estrategias de estos gusanos para vivir en los fondos de arena son muy variadas. Otros, como el gusano periscopio (Diopatra neapolitana) optan por construir un tubo más amplio en el interior de la arena y moverse en su interior.

Otros animales característicos y abundantes en la arena son los cangrejos ermitaños, conocidos por la necesidad de cambiar de concha a medida que crecen. Una nueva casa en la que, a menudo, comparten sitio con anémonas y otros animales que se instalan en el exterior.

Las ofiuras negras (Ophiocomina nigra) parientes de estrellas de mar o erizos, también son muy abundantes en estos paisajes y, si las circunstancias son favorables, pueden formar congregaciones de cientos de ejemplares que se extienden formando oscuras alfombras en el fondo.

También los erizos de mar están presentes en estos paisajes, especialmente los irregulares, como el de la foto, que, a diferencia de los erizos regulares, muestran colores blanquecinos y más apagados con espinas más largas y flexibles.

Muchas estrellas de mar han desarrollado estructuras corporales especialmente diseñadas para enterrarse y desenterrase en la arena, como las púas en los laterales de los brazos en la estrella peine de la foto (Astropecten irregularis) o la estrella de siete brazos (Luidia ciliaris)

Además de la raya mosaico, otras especies de estos peces viven habitualmente en la arena. El torpedo o tembladera (Torpedo marmorata) es una de ellas. Un animal capaz de producir descargas eléctricas para defenderse y cazar.

Y, por supuesto, los fondos de arena son territorios de multitud de peces planos, como el lenguado (Solea solea). Estos peces, no solo han adquirido un color muy similar al del fondo para camuflarse, sino que su anatomía ha sufrido profundos cambios para vivir tumbados sobre la arena, como tener situados ambos ojos en el mismo lado del cuerpo (en lugar de mantener uno a cada lado)

Entre los muchos depredadores que visitan estos lugares, como los pulpos, lubinas o centollas, destacan los tiburones pintarroja (Scyliorhinus canicula). Es relativamente fácil encontrarlos durante las inmersiones en las Rías Baixas, descansando sobre la arena durante el día y más activos por la noche.

Todas las fotografías, textos y vídeos pertenecen a los autores y están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. No se permite su uso no autorizado.